miércoles, 17 de diciembre de 2014

La mantequilla no engorda


Durante años la mantequilla estuvo denostada en todas las dietas alimenticias al considerarse un producto altamente graso y perjudicial por provocar colesterol. Ahora nos dicen que no, que el colesterol malo procede del consumo de carbohidratos simples y que la mantequilla consumida con moderación aporta un alto grado de nutrientes beneficiosos para la salud.
Hago esta referencia para hablar del trabajo y de la felicidad.
Un conocido experimento, mil veces citado al hablar del éxito profesional, consistente en colocar a una serie de niños delante de una golosina con la indicación de que no se la comiesen pues, si lo hacían así, más adelante obtendrían dos golosinas. El resultado era que algunos niños no resistían la tentación y se comían la golosina, mientras que otros aguantaban el tipo y esperaban a que llegase el instructor para obtener una doble recompensa. Un seguimiento posterior de aquellos niños pudo demostrar que los que fueron capaces de demorar el premio obtuvieron más éxito profesional en sus vidas.
El mensaje que se nos ha estado enviando durante años es que demoremos el premio, que pensemos en el futuro, que trabajemos con planificación a largo plazo.
Sin embargo ahora, no sé si apoyado por la evidencia de nuevos experimentos, por la inconveniencia de pensar en un futuro que desasosiega o, simplemente por la falta de perspectivas, el nuevo mensaje es: “Vive el momento”. El pasado es irrecuperable, el futuro indescifrable, la única realidad es la que estás viviendo: disfrútala.
O sea, que “la mantequilla no engorda”

jueves, 4 de diciembre de 2014

La palabra Trabajo


Dice John Kennet Galbraith que uno de los fraudes inocentes de nuestro sistema económico es utilizar la misma palabra para designar a aquella actividad que se realiza en las empresas que es dura, desagradable, monótona, a veces en entornos poco sanos y siempre mal retribuida, que a la que se realiza con gusto, propicia la creatividad, fomenta la iniciativa, se lleva a cabo en despachos agradables y está bien retribuida. No puede llamarse “trabajo” a dos actividades que son diferentes.
También nos dice que predecir el futuro es absolutamente imposible, sin embargo las empresas pagan bien a quienes ejecutan esta actividad y, cuando se equivocan, despiden a los que no han tenido nada que ver con las decisiones tomadas.
Totalmente de acuerdo en que la cosa funciona así.

Y hablando de cómo funciona la cosa comentaré una conversación que oí el otro día por la calle. Una persona le iba diciendo a otra: “Aquí las cosas funcionan así; tu te adjudicas un contrato, pero tú no lo haces, buscas a una empresa que lo haga y le pasas el contrato quedándote con una comisión. Ésta hace lo mismo y así se va pasando el contrato hasta que se encuentra a un pringao que lo hace”.

De forma que trabajar, trabajar sólo es cosa de “pringaos”.

domingo, 23 de noviembre de 2014

¿Es posible la diversidad?


La Diversidad Cultural es Patrimonio de la Humanidad, desde el 2 de noviembre de 2001 según declaración de la UNESCO, cuyo artículo número uno indica;
La diversidad cultural, patrimonio común de la humanidad. La cultura adquiere formas diversas a través del tiempo y del espacio. Esta diversidad se manifiesta en la originalidad y la pluralidad de las identidades que caracterizan los grupos y las sociedades que componen la humanidad. Fuente de intercambios, de innovación y de creatividad, la diversidad cultural es, para el género humano, tan necesaria como la diversidad biológica para los organismos vivos. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras.
No voy a ser yo quien le ponga ninguna pega a esta declaración, pese al título de este artículo.
La globalización de los mercados, el intercambio entre países, la presencia en entornos multinacionales y multiculturales de las grandes compañías españolas nos obliga a considerar la diversidad como un factor que es necesario tener en cuenta y de analizar las ventajas que puede reportar al resultado de esas empresas.
Sin embargo, deseo advertir que la diversidad es antinatural, es decir contrario al orden de la naturaleza, en el desarrollo de los seres vivos.
Ya hemos indicado en otras ocasiones que el “gen es egoísta” y busca perpetuarse frente a sus competidores: sentimos más afecto y demostramos más sentido de protección hacia los hijos que hacia los sobrinos y sobre éstos más que hacia los hijos de los primos. Los de mi familia son mejores que los de mi pueblo y éstos mejores que los del país. La similitud es una forma de identificarnos y buscamos a quien es similar a nosotros. Nos atraen las personas con determinados rasgos físicos, más que otras, nos sentimos más cómodos en grupos donde compartimos creencias, valores, actividades: “Los de mi club somos de tal manera”, “nada que ver con los del otro club que son unos –lo que sea- y, por supuesto, no quiero nada de ellos”
Buscamos personas que se nos parezcan y los acuerdos, los proyectos compartidos, las actividades en común nacen desde aspectos comunes, no desde la diferencia y la diversidad. Por eso es un error fomentar la diversidad.
Hay que fomentar la búsqueda de similitud en entornos diferentes.
Las empresas que deseen fomentar el aprovechamiento de la diversidad deberían propiciar encuentros para buscar aspectos compartidos. Cuando comparto cosas con el de al lado, veo que podemos llevar a cabo proyectos en común y, en ese caso, puedo aceptar más fácilmente sus puntos de vista diferentes a los míos.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

SENTIDOS Y APRENDIZAJE


Mi amigo Pepe es coach y experto en inteligencia emocional. Hace unos días me indicaba que no le estaba gustando un curso sobre PNL al que estaba asistiendo y argumentaba su desencanto en la forma que tenía el instructor de realizar los ejercicios. Pepe me decía: el lenguaje de la PNL está diseñado para  personas visuales; todas las instrucciones son del tipo: “recuerda una imagen del pasado, ¿cómo la ves?”; “imagínate en esta situación del futuro, dime cómo es ¿te ves integrado o segregado?”. Hay que ser visual para entender la PNL y yo soy auditivo.
Le recordaba a mi profesora de swing una antigua canción muy conocida que ella no identificaba. La tomé por la cintura, empezamos a bailar e inmediatamente ella recordó la canción (es kinestésica).
El mundo es de los visuales. Entendemos como una discapacidad más grave la ceguera que la sordera, pese a que los ciegos tienen bien desarrollado su tacto e identifican la altura de una persona por la procedencia de su voz o el peso por el sonido de sus pisadas, mientras que los sordos sufren de un mayor aislamiento.
Lo grave de esto es que cada uno de nosotros creemos que las cosas que para nosotros tiene una enseñanza, enseña por igual a todos: El presidente de la Compañía asistió a un curso de Mapas Mentales y volvió tan encantado que ordenó que todo el mundo hiciese aquel curso. Los resultados fueron muy desiguales.

jueves, 16 de octubre de 2014

Il dolce far niente.

Como me dedico a los recursos humanos toda mi actividad rueda alrededor de metas, objetivos, competencias, eficacia, productividad …
Me permito recomendar a la gente que haga aquello que le gusta y para lo que se siente preparado y cito como referencia a Confucio quien dijo “encuentra un trabajo que te guste y habrás dejado de trabajar el resto de tu vida”.
Afirmo que las personas que hacen aquello que les gusta, que buscan retos que les permitan demostrar su habilidad e ir mejorando, entran en estado de flujo, realizando con facilidad la tarea en la que se empeñan y disfrutando de ella sin sentir el paso del tiempo.
Recomiendo a las empresas que establezcan relaciones permisivas donde se potencie la creatividad, se toleren los errores y se fomente la iniciativa, a fin de tener plantillas más productivas.
Escucho con interés a algunos coaches que hablan del propósito de vida como algo necesario para encontrar la felicidad y dar sentido a nuestra vida. Incluso he diseñado algunas actividades para cursos de formación basadas en las experiencias que nos cuenta Viktor Frankl en “El Hombre en Busca de Sentido”.
Leo con curiosidad todo aquello que cae en mi mano sobre la “marca personal”. Curiosidad creada por la contradicción que me produce la necesidad de obtener un rendimiento tangible en todo lo que hacemos y el rechazo que siento de convertir a la persona en un objeto mercantil.
Y este rechazo a convertir a las personas en un objeto mercantil, de convertirme en un objeto mercantil, me está llevando a recuperar una actividad que había perdido desde que dejé la adolescencia: “il dolce far niente”. Cuando tenía 14, 18 años era capaz de estar tumbado en la hierba, de sentarme en una butaca, sin pensar en nada, sin recordar nada, sin centrarme en nada que no fuese el mismo hecho de estar tumbado sobre la hierba o sentado en una butaca.
Había perdido esa habilidad (pues se trata de una habilidad) y estoy recuperando el placer de no hacer nada. No ha sido fácil, pues al principio se tiene la sensación de estar perdiendo el tiempo, pero cuando te das cuenta de que el valor de lo que haces lo pones tú y de que lo que realmente te apetece en ese momento es hacer nada, empiezas a disfrutar de esa actividad (o falta de actividad).
Ahora empiezo a recomendarlo: practica il dolce far niente.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Por favor, nunca me digas que soy inteligente.


En esta ocasión traigo a estas páginas un post que he leído mientras investigaba en otros blogs, y que me parece que encaja muy bien con nuestro propósito ya que trata sobre la conveniencia y la necesidad de fomentar nuestras capacidades.


La lista de las cinco personas vivas en 2013 con el mayor Cociente Intelectual (CI) es la siguiente (tened en cuenta que el CI promedio de la población está entre 90 y 110):

5. Gary Kasparov: campeón de ajedrez, 190.
4. Rick Rosner: guionista de televisión y cine, 192.
3. Kim Ung-Yong: físico, 210.
2. Christopher Hirata: doctor en Astrofísica por la Universidad de Princeton, 225.
1. Terence Tao: doctor en Física por Princeton, con un CI de 230.

A la gente le gusta esta clase de listas. Además, la gente suele adjudicarle demasiada importancia a las virtudes o defectos innatos, difícilmente maleables, como, por ejemplo, la altura, la ‘guapura’, el color de la dermis o de la sangre, la bondad, el altruismo, la sensibilidad y, naturalmente, el CI. No advierten que dichas virtudes (aunque pequen de tautológicos al definir como virtud algo en lo que su poseedor apenas ha participado) surgen de una arcana y rocambolesca combinación entre genética, biología, cultura y religión.
En contrapartida, la virtud nacida del empeño y la transpiración no posee ninguna consideración de envergadura. Resulta más llamativo que alguien posea un Cociente de Inteligencia de 190 o unos ojos cautivadores que el mismo sujeto haya realizado algún descubrimiento trascendental a pesar de que arrastra una rémora intelectiva. «Qué listo es mi niño» se suele oír por ahí. Pero nadie dice: «Con lo cazurro que es mi niño y con la escasa memoria que tiene, se ha licenciado en Medicina con matrícula de honor».

Pero nos equivocamos. Tal y como sugiere un estudio de Carol S. Dweck publicado en Scientific American Mind si elogiamos la inteligencia de un alumno, entonces le transmitimos la sensación de que su logro es innato. En tal caso, el alumno aspira a continuar dando la impresión de que es inteligente, lo que le evita asumir riesgos, cometer errores y parecer tonto. La cuestión es que la única manera de progresar es empujado por ese triunvirato. Al elogiar a un alumno por su trabajo y su esfuerzo, y no por su inteligencia, entonces el alumno refuerza su percepción de él mismo y le predispone a asumir tareas arduas y a considerar los errores como parte del proceso. También puede valorar la posibilidad de que quizá debería esforzarse aún más.

Os contaré un pequeño cotilleo personal al respecto que ilustra estas dos posturas. Cuando yo estudiaba en el colegio, debido a problemas de salud, apenas podía asistir a clase. Al restablecerse mi salud, mi nivel académico estaba unos pasos por detrás de mis compañeros, lo que me producía tal grado de pudor que empecé a fingir que seguía enfermo para no someterme a ningún agravio comparativo. Ello, a su vez, agudizó el problema. Mi tutora, delante de toda la clase, llegó a alabar mi inteligencia, aduciendo que sería capaz de ponerme al nivel de todos enseguida. Cuando ello no ocurrió, y yo continué ausentándome en clase de manera regular y en muchas ocasiones sin justificación médica al respecto, mi tutora volvió a dirigirse a mí frente a toda la clase en estos términos: «Hombre, Parra, si has venido a clase. Aunque sinceramente no sé para qué, si de mayor vas a ser basurero».

La anécdota es completamente cierta, aunque suene delirante. Pero lo importante fue que mi tutora solo tuvo en cuenta mi inteligencia por encima de todas las cosas: podía tener suficiente como para equipararme a mis compañeros de clase a pesar de no asistir casi nunca a clase, o podía no alcanzarles. De mi CI dependía. Y por mi CI, habida cuenta de que aquel año suspendí casi todas las asignaturas, debía ser de imbécil.
Afortunadamente, al llegar al instituto me encontré con otro profesor que alabó mi manera de redactar. Me propuso un trato: por cada cuento de dos páginas que le presentara, me subiría la nota final 0,1 puntos. Podría presentar un máximo de diez cuentos. Ese profesor confiaba en mi talento, pero solo iba a recompensar mi esfuerzo. Y funcionó, supongo, y por eso estoy ahora mismo escribiendo estas líneas y no recogiendo la basura; aunque reconozco que el miedo de que la profecía de mi tutora se cumpla continúa ahí agazapado (precisamente por eso, también, sospecho que escribo: para demostrarme que se equivocaba. Quién sabe.

Se puede leer todo el post en: http://www.yorokobu.es/por-favor-nunca-me-digas-que-soy-inteligente/

lunes, 1 de septiembre de 2014

Depilación ética (un nuevo negocio)


¡No le dejaremos ni un pelo de malas ideas en su mente ¡

Le dejaremos lampiño para apartar cualquier sospecha de que usted sea un primate. Nuestro sistema de depilación le permitirá sudar menos, no tener que esforzarse para engañar y ser una persona más limpia mentalmente.

Y es que no paramos; vamos a caso de corrupción por semana. Ahora aparecen los militares de la base aérea de Getafe.

Hace unos meses acudí a una conferencia de Gonzalo Ayala en la que hablaba del origen de la humanidad y afirmaba que la ética es un factor que se hereda a través de los genes y que es una de las características de los seres humanos. Lo comparaba con el lenguaje, indicando que éste forma parte de nuestra programación genética y que se pone en práctica a través de los idiomas, que no son más que las manifestaciones culturales de esa capacidad. De igual manera la ética se pone de manifiesto a través de la moral.

Esto me hizo reflexionar: si aprendemos otros idiomas, si corregimos las imperfecciones que cometemos con el nuestro, si hay muchas personas deseosas de mejorar su forma de expresar, su gramática y su vocabulario, para lo cual hay procedimientos didácticos adecuados, ¿por qué no hacer lo mismo con la ética?, ¿pero cómo?

La respuesta la he encontrado al pasar por delante de un local de depilación: quitan los pelos odiosos de axilas, de piernas, de pubis, de pecho o de espalda. Y lo hacen con procedimientos poco duraderos (cremas o ceras) o definitivos (depilación eléctrica y depilación láser). Además puede asistir al centro el propio sujeto que desea ser depilado o comprar un bono regalo para obsequiárselo  a alguien necesitado.

Así que he montado un negocio de depilación ética, utilizamos el coaching como herramienta para quitar los malos pelos y podemos actuar de forma definitiva o temporal. El único requisito es que se desee ser una persona ética. Aunque ya advertimos que no todo el mundo admite por igual el tratamiento y éste se puede alargar en función de las características del cliente.

¡Algo habrá que hacer!

martes, 29 de julio de 2014

Paradigmas sobre el Liderazgo

Durante años se vivió bajo el paradigma del liderazgo de la dependencia. Consiste en la creencia de que es el líder quien posee la visión y la facultad para guiar al grupo; éste confía en él y le sigue ciegamente tras un objetivo propuesto de forma unilateral, aceptado por sus seguidores y deseado por todos.

Es un tipo de liderazgo que funciona muy bien mientras el líder va dando pasos que acerquen el objetivo soñado, pero que deja de ser eficaz cuando el líder se equivoca, se ve que no se alcanzará el objetivo por esa vía y se pierde la confianza en él.
Es un liderazgo muy eficaz que ha dado resultados en situaciones de crisis o de falta de expectativas, sin querer ser peyorativos, podemos citar a Hitler como ejemplo de liderazgo de dependencia.

A raíz de los estudios iniciados por Elton Mayo en la  planta Hawthorne de la Western Electric, en el ámbito de la empresa, se fue imponiendo un tipo de liderazgo que podemos identificar como liderazgo de la independencia, que se consolidó con los movimientos sociales que llevaron a las revueltas de Mayo del 68. La gente quiere pensar por sí misma, quiere opinar y que su opinión se tenga en cuenta. El líder es una persona que escucha y tiene en cuenta las opiniones de los demás a raíz de las cuales ha de desarrollar su capacidad de influencia para llevar al grupo hacia objetivos comunes en los que cada uno ponga lo mejor de sí mismo.
Las personas se sienten vinculadas y siguen a un líder al que creen portador de sus deseos.
Igual que en el caso anterior es un liderazgo que ha dado muy buenos resultados, pero que también tiene fecha de caducidad, que llega cuando uno de los seguidores, u otra persona, compite por el liderazgo y lo arrebata. Un ejemplo, siguiendo en el campo de la política, puede ser el de Obama (“we can”).

Últimamente, y con más fuerza a partir del extraordinario desarrollo de las nuevas tecnologías, oímos hablar de liderazgo colaborador, ya que ahora hay que coordinar la diversidad, pararse a observar la realidad, elegir, decidir actuar. Algunos lo identifican con liderazgo transformador, cuyas bases se fundamentan en la inteligencia intrapersonal y la propia gestión emocional, es necesario liderarse a uno mismo para poder liderar a los demás, porque cada vez es más importante gestionar los aspectos emocionales y el compromiso del equipo. Pero por otra parte el liderazgo se expande y cada vez es necesario líderes “socialnetworkers”, líderes que crean comunidades.
Es un tipo de liderazgo en el que el rol del líder se establece como integrador de equipos, que conecta a su equipo con otros equipos, presenciales o virtuales (comunidades), internos o externos. Los integradores saben crear las condiciones de la cohesión para que el equipo trabaje conjuntamente y comparta, que hace que se fomente la creatividad y la implantación de ideas que necesita de la colaboración entre los miembros del equipo y con otros equipos, a veces de la empresa, a veces externos, cada vez más con comunidades externas.

Más allá del paradigma en el que nos situemos (incluso el propio paradigma del liderazgo que podríamos discutir: ¿es necesario tener a alguien a quien seguir? ¿no es posible el trabajo en común guiado por intereses comunes en los que cada participante asuma su propia responsabilidad sin que sea necesario seguir las pautas, las directrices o la visión de un líder de las características que sean?), hay una cuestión imprescindible para que la relación sea duradera: la Lealtad.
La lealtad supone:
-          Confianza, ser honesto, plantear las cosas de forma franca y abierta con el ánimo de encontrar la mejor solución, no mentir.
-          Coherencia, ser consistente con la palabra dada, comportarse como se pide a los demás que se comporten, cumplir.
-          Compromiso, estar presente cuando se necesita, tratar los temas privados o individuales en entornos privados; los grupales, en grupo
-          Colaboración, ayudar a los demás en su trabajo, prestar un apoyo incondicional cuando se necesita.
-          Creatividad, creer en las personas y en que cada uno es tan importante como el que tiene al lado, fomentar la participación y las  ideas nuevas.

miércoles, 9 de julio de 2014

Estado de flujo

Estado de flujo es aquel en el que se entra cuando se lleva a cabo una actividad que nos embarga totalmente haciéndonos gozar de su ejecución pues nos produce placer y nos “lleva” por unos derroteros que nos permite demostrar nuestra habilidad provocando un sentimiento de control sobre la actividad.
Según Mihály Csikszentmihalyi (que fue quien introdujo el concepto) los componentes de una experiencia de flujo son los siguientes:
  1. Objetivos claros.
  2. Concentración y enfoque.
  3. Retroalimentación directa e inmediata.
  4. Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío.
  5. La actividad es intrínsecamente gratificante, de forma que no se nota el esfuerzo cuando se realiza.
Entrar en “flujo” no tiene nada que ver con entrar en “bucle”, que es lo que le ha pasado a quien tenía que publicar el anuncio de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa …., bueno, léanlo ustedes:
Anuncio de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa por el que se hace pública la modificación del "Anuncio de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa por el que se hace pública la modificación del anuncio de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa por el que se hacen públicas las modificaciones de dos anuncios relativos a una misma licitación: El anuncio de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa por el que se convoca la licitación del acuerdo marco para el servicio de operador logístico para las Fuerzas Armadas en el Ministerio de Defensa y el anuncio de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa por el que se hace pública una modificación del anuncio de la Junta por el que se convoca la licitación para el acuerdo marco para el servicio de operador logístico para las Fuerzas Armadas en el Ministerio de Defensa”.
La Junta de Contratación del Ministerio de Defensa ha resuelto efectuar las siguientes modificaciones en el anuncio de modificación del anuncio de licitación de este expediente, publicado en el BOE n.º 19, de fecha 22 de enero de 2014.
1. En el punto A), donde dice "27/1/2014, a las 12:00 h.", debe decir "9/7/2014, a las 12:00 h.".
2. En el punto B), donde dice "6/2/2014, a las 12:00 h.", debe decir "21/7/2014, a las 12:00 h.".
3. En el punto C), donde dice "26/2/2014, a las 10:00 h.", debe decir "4/8/2004, a las 10:00h.".
En definitiva, los datos modificados son:
a) Se amplía el plazo de presentación de ofertas hasta el 21 de julio de 2014, a las 12:00 h.
b) Se cambia la fecha del acto público de apertura de ofertas económicas. Apertura de sobre n.º 2, al día 4 de agosto de 2014, a las 10:00 h.

lunes, 30 de junio de 2014

El mecánico que ajustará el déficit.


¿Han visto ustedes ese anuncio en el que un cliente de un taller mecánico pregunta que si le puedan cobrar sin IVA y el mecánico contesta: “sin IVA, sin hospitales, sin carreteras, …”?

Como este es un blog sobre conductas y desarrollo personal, el comentario que nos sugiere ese anuncio es que la única forma de liderazgo es la de dar ejemplo y la mejor motivación que se puede aplicar hacia los colaboradores es con el ejemplo. Cuando uno no hace lo que pide a los demás que hagan es difícil pensar que vayan a seguir esas pautas.

Si los líderes son incapaces de tener conductas dignas de ser imitadas, las organizaciones se debilitan y manifiestan su incompetencia. Entonces, a los colaboradores sólo nos quedan dos salidas: o dejar la organización para irnos a otro sitio donde los mensajes sean coherentes con la acción; o tratar de hacer lo que a cada uno le parezca mejor, bajo nuestro propio criterio, para que nuestra organización no se vaya al garete pese a la ineptitud de los dirigentes o para que cada uno trate de salvarse del desastre. 

viernes, 13 de junio de 2014

PIB y bienestar.


El conocido economista John Kenneth Galbraith, profesor de Harvard, embajador de EE.UU. editor de la revista Fortune, asesor y colaborador en entidades públicas y privadas, amigo personal de J.F. Kenedy, escribió un delicioso libro titulado “La economía del fraude inocente”.
En él nos indica que lo que predomina en la vida no es la realidad sino la moda del momento y el interés pecuniario. Partiendo de esta afirmación comienza a hacer un repaso sobre algunas mentiras que se han instalado en nuestro lenguaje y en nuestras creencias, como pueden ser que:

-         - El capitalismo es algo del pasado. El capitalismo, que alcanzó mala fama debido a su vinculación con la explotación, la especulación y el monopolio, ha pasado a denominarse “sistema de mercado”, expresión que no tiene ningún significado pero que tampoco tiene antecedentes negativos que puedan ser criticados. Esto oculta el poder de los productores para influir, incluso en la demanda.
-    - El poder está en el consumidor. Lo cual es falso ya que quienes tienen el poder de asociarse, de establecer acuerdos de no agresión, de manipular la salida al mercado de determinados productos, incluso quienes tienes la capacidad económica de manipular las voluntades a través de la publicidad y los medios de comunicación son los productores.
-      - El progreso económico y el nivel de bienestar de un país se mide por su PIB, pues de él se deriva la renta, el empleo y los productos y servicios. Y afirma Galbraith que esta es otra mentira que beneficia a los productores, pues en el PIB no se incluyen aspectos como la educación, la literatura o el arte que, sin lugar a dudas, son importantes para nuestro bienestar y desarrollo.

Continúa nuestro autor haciendo referencia a otras mentiras inocentes, pero quería llegar a este punto para preguntar a quien esté leyendo esto y tenga una respuesta: ¿qué progreso, o qué bienestar va a quedar reflejado en el PIB incorporando el tráfico de drogas, la prostitución y la venta de armas?

Gracias por tu respuesta.

domingo, 18 de mayo de 2014

Talento y provocación.


No basta con hacer las cosas bien, o muy bien, hay que hacer que los demás lo sepan. Esto exige llamar la atención, algo de exhibicionismo o de provocación.

Hace unos días estuve en una “performance” de una artista uruguaya, Verónika Márquez, una fotógrafa que ha diseñado una obra efímera  en la que se proyecta una serie de escenas donde sale ella contando el proceso creativo de un trabajo fotográfico en el cual ella misma se caracteriza de trece personajes con ropas, estilos y personalidades diferentes. Mientras transcurre esa secuencia aparece nuestra artista, enfundada en una malla que apenas la cubre y comienza a narrar historias de sexo, tomando la palabra a la narración proyectada y comenzando a bailar y a realizar piruetas en una barra.

Lejos de ser un espectáculo erótico, lo que produce es cierta turbación. Mónika la fotógrafa contándonos cómo trabaja; Mónika la bailarina demostrando sus habilidades, Mónika la actriz interpretando un papel escrito; Mónika la modelo fotografiada una, dos, tres, trece veces; más: veinte, veinticinco, en diferentes posturas, con diferentes pelucas, siendo diferentes personas. Un espectáculo que te hace pensar ¿quién es Mónika? ¿quiénes somos nosotros?.

El talento necesita manifestarse, las personas con algún talento acompañado de vocación necesitan un espacio en el que se les reconozca su capacidad y puedan llevarla a su apogeo. El talento utiliza la provocación para que lo reconozcan.

martes, 6 de mayo de 2014

Libertad y conducta


Pensamos que somos unos seres extraordinarios, con conciencia de uno mismo (capacidad que nos diferencia de los animales) que nos permite decidir lo que queremos hacer y cómo lo queremos hacer.

Sin embargo somos la consecuencia de un proceso evolutivo guiado por nuestros genes y no hay razón para pensar que se ha producido una franja importante entre nosotros y nuestros antepasados “no racionales”. Tenemos una coincidencia genética del 98,7% con el chimpancé y la mayoría de nuestro comportamiento está tan condicionado por la genética, o es tan libre, como lo pueda estar el de estos primates.

Una cosa que tiene la raza humana, que también condiciona su comportamiento en gran medida, es la cultura. La cultura es una serie de signos y de ritos a los cuales les atribuimos un significado y que nos marcan unas pautas de relación determinadas, lo que permite que lo hagamos con mayor seguridad y espontaneidad. Esta característica no es exclusiva de los humanos, pero parece que en nosotros está más desarrollada. La cultura también condiciona nuestra conducta y lo hace hasta términos que parecen incomprensibles: ha habido culturas en las que los guerreros se comían a sus enemigos o en las que los sacerdotes realizaban sacrificios humanos. Estas costumbres vistas desde la perspectiva actual nos parecen crueles e incomprensibles, pero en su momento y en su entorno eran percibidas como características del grupo que nadie dudaba en seguir.

Si nacemos previamente programados y la cultura nos encorseta ¿Cuál es nuestra libertad para actuar?  (Fernando Ayala asegura que nacemos con la capacidad de hablar -genética pura- que rellenamos con el lenguaje –cultura recibida-).
La libertad está en nuestro talento. El talento es único. El talento es la inteligencia triunfante, como indica José Antonio Marina. El talento es esa cualidad que tenemos que nos hace diferentes a los demás y que nos permite sacar lo mejor de nosotros mismos.

Si queremos ser libres y actuar bajo nuestro propio criterio no nos queda más remedio que identificar y desarrollar nuestro talento.

jueves, 24 de abril de 2014

Las cosas buenas de la vida


“Las cosas buenas de la vida son las que más te costó conseguir”.
No sé qué pasa últimamente, pero esta frase me persigue.
¡Qué tontería es esa!
Desde pequeños nos cuentan que debemos sufrir para conseguir cosas, pero eso no es así, no en todas las ocasiones, claro.
Una de las cosas que me vino a la cabeza tras oír esta frase (por enésima vez) fue tener hijos. Hay personas a las que les cuesta mucho tener hijos, incluso las hay que no pueden tenerlos, sin embargo un porcentaje muy alto de las parejas los tienen porque… “¡Ups! ¿Cómo ha podido pasar?” La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: porque os lo pasasteis muy bien, sin ningún esfuerzo, sin pensar y disfrutando.
No conozco a ningún padre o madre que diga que sus hijos no son lo mejor de su vida. Pese a ello me podéis decir que la crianza de un hijo es una cosa muy dura y os daría la razón, pero estamos hablando de conseguirlo no de mantenerlo. Otros me diréis que para tenerlo hay que parirlo y eso supone un gran esfuerzo y es doloroso, a lo cual yo os respondo que no tiene por qué ser así si confiamos en la medicina y la anestesia.
La afirmación de que “las cosas buenas de la vida son las que más te costó conseguir” creo que se deriva de que no le damos un valor real a las cosas, no nos fijamos en los pequeños detalles que nos alegran un día o en los pequeños logros que hacen que nuestra autoestima crezca por el simple hecho de no haber sudado para conseguirlos.
Mi recomendación es que disfrutemos, no nos centremos solo en el sufrimiento, el esfuerzo o el dolor porque éste, a veces, llega sin poder evitarlo y la única manera que tenemos para que no nos invada es apreciar las pequeñas cosas que nos hacen sentir bien.

lunes, 21 de abril de 2014

Conductas Evitables

¡Esto es lo que pasa cuando te tragas el chicle!


(Ya conocía el chiste, pero cuando he visto esta imagen no he podido resistir la tentación de compartir la gracia en el blog)

domingo, 13 de abril de 2014

El yin el yang, el equilibrio cósmico y la elecciones europeas.


El Yin y el Yang representan lo malo y lo bueno, el frío y el calor, la oscuridad y la luz,  el sur y el norte, la tierra y el cielo, lo vacío y lo lleno, lo femenino y lo masculino… No puede existir nada si no existe su contrario; cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo. De esto se deduce que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación.
Además no es bueno que algo exista en estado puro. La alegría, que consideramos una emoción positiva, si no va acompañada de ciertos grados de tristeza, puede hacer  del que la posea un ser ingenuo, superficial y vulnerable. Igualmente la tristeza si no se acompaña de brotes de alegría nos puede convertir en personas taciturnas, apáticas y deprimidas.

La naturaleza busca el equilibrio y así lo representan los chinos en un anagrama en el que dos gotas de diferente color se abrazan en un círculo donde no se sabe cual es el principio ni el fin y donde cada una de ellas alberga dentro de sí un punto con el color  de la antagonista.

Nada es absoluto y nada existe sin su contrario. Así, de cara a las elecciones para el Parlamento Europeo uno de nuestros grandes partidos se apresuró a nombrar a su cabeza de lista: Una mujer con apellido de topónimo, lo cual no deja de ser una paradoja para unas elecciones de carácter continental (debe ser por aquello de que lo contrario existe dentro de cada sustancia). Pues decía, una mujer que ha estado semanas lamentándose de que no tenía antagonista: “nosotros tenemos un proyecto europeo y los otros no, de ahí que aún no hayan nombrado a su candidato” Esto lo hemos estado oyendo día tras día sin que sepamos muy bien cual es su proyecto, pero dejando claro que necesitaba a su yang (o a su yin, que no sé quien es quien). Finalmente ya tiene contrincante, un señor con apellido que invita a pensar en vasos comunicantes, en canal de conducción, en flujo de ideas, pero de segundo apellido, con lo cual estas sugerencias se relegan a un segundo plano y, además, el apellido viene acompañado de un sufijo que lo empequeñece dejando esas posibles cualidades en una vana pretensión. Lo primero que ha hecho este señor ha sido ha sido alardear su experiencia europea y afirmar que: "Es bueno que yo me incorpore a la campaña, se va a empezar a hablar de temas europeos. Hasta ahora se ha hablado de otras cosas"; posiblemente refiriéndose a la campaña que estaba haciendo su yin (o su yang, que no sé quien es quién).

Y ya está. Ella tan contenta porque ha podido replicar a su yang (o a su yin, que no sé quien es quien) indicando que eso no se puede decir desde la mesa de ministro. Así que todo vuelve a la normalidad, pues la naturaleza busca el equilibrio cósmico.

martes, 1 de abril de 2014

Conflictos


Nuestra conducta, en gran medida, está condicionada por el gen heredado y éste es egoísta; su objetivo es la supervivencia y la preponderancia frente a otros genes (según afirma Richard Dawkins), lo cual nos aboca al conflicto.

Afortunadamente nuestro comportamiento no sólo está condicionado por los genes sino que hay otros factores. Uno de ellos es la cultura (seguimos citando a R. Dawkins). La cultura no es una característica exclusiva de nuestra especie, pero en ninguna otra está tan desarrollada, como tampoco lo está el lenguaje, y tanto cultura como lenguaje son actividades sociales que requieren interactuar con otros individuos para que alcancen su sentido.

Finalmente está nuestra capacidad para discernir, lo que nos hace pensar que somos seres racionales diferentes de otros animales. Y si nos creemos esto ¿por qué no utilizamos nuestra razón para dialogar como personas cultas y solucionar los conflictos, en lugar de dejarnos arrastrar por el impulso de los genes?

Seguiremos hablando del “gen egoísta”